lunes, 20 de junio de 2016

Dar con la clave

En ocasiones me sucede que no consigo dar con el punto de un ingrediente o un plato. Es como cuando intentas leer uno de esos libros incluidos en todas las listas de expertos como "un grande de la literatura" y no consigues pasar más allá de la segunda página.



Kale. Muchos blogs de cocina, restaurantes y tiendas de productos un poco curiosos andan a vueltas con el kale, parece que se ha convertido en producto imprescindible y considerado un súper alimento, lleno de propiedades nutritivas y de mil y un beneficios.

Kale, que es como la berza, una col rizada, que a mí me resulta áspera para comer en crudo. La he probado en ensalada y en sandwich, pero no termina de gustarme.



Pero he dado con dos usos que me convencen. Unos chips de kale, receta copiada a Jamie Oliver y un pesto de kale, que se puede utilizar como cualquier otro, en pasta, ensaladas, arroz... 


Vamos con los chips de kale.


Lavamos la col y la secamos muy bien, que no queden restos de humedad. Cortamos en tiras finas y masajeamos con una mezcla de aceite de oliva y de sésamo, pimienta negra, gomasio y canela en polvo.




Extendemos sobre una bandeja de horno (a 220 ºC) y horneamos unos 20 minutos.



Queda crujiente y muy sabrosa.


 Y ya tenemos el aperitivo.









0 comentarios:

Publicar un comentario