miércoles, 16 de marzo de 2016

Strudel de calabaza y requesón

Última receta de este invierno con calabaza como ingrediente principal. Un strudel de calabaza asada con requesón fresco y unas semillas de hinojo.


Pelamos la calabaza y la cortamos en dados, ponemos en una fuente para horno y añadimos chorrito de aceite de oliva y un poquito de sal. Asamos hasta que reblandezca, sin que llegue a quedarse excesivamente pasada. Yo lo prefiero así, para luego poder notar pequeños dados al comer el strudel y que no quede como un puré.

Mientras mezclamos el requesón con semillas de hinojo, un poquito de ralladura de naranja, aceite de oliva, sal y pimienta. Sobre esta mezcla añadimos la calabaza asada y mezclamos bien.

He utilizado pasta filo, que me encanta, por lo crujiente que queda. Para trabajarla hay que humedecerla, bien con mantequilla derretida o con aceite. Yo he pintado las hojas con aceite suave.




Disponemos varias láminas una sobre otra y añadimos finalmente la mezcla de calabaza y requesón. Enrollamos, pintamos de nuevo la superficie con un poquito de aceite y decoramos con unas semillas de hinojo.

Al horno, unos 20 minutos a 200 ºC.

¡Y ya está!





lunes, 7 de marzo de 2016

Gomasio


Tengo suerte, mi proveedora oficial de gomasio es una muy querida amiga, que lo hace rico, rico. 

Gomasio: palabra de origen japonés, significa sal de sésamo. Se obtiene a partir de triturar con mortero estriado (el suribachi japonés) semillas de sésamo tostadas y sal marina. Se hace en este tipo de mortero porque para aprovechar los beneficios que el sésamo puede aportarnos, el grano debe romperse.



La proporción es variable. He leído en algún libro 12/1; 13/1; 20/1 (sésamo/sal). Así, es un sustituto de la sal, y está delicioso.

En ensaladas es absolutamente imprescindible en casa. La de hoy lleva remolacha asada, tomates cherry (asados y frescos), rúcula y aguacate, vinagreta con zumo y ralladura de la piel de naranja, aceite de oliva y gomasio.