viernes, 26 de febrero de 2016

Miso soup

El miso es una pasta bastante salada, hecha normalmente a base de soja, sal y en ocasiones cereales, fermentados. Es sabrosa y da un buen punto a las recetas en las que se utiliza.
Hay muchos tipos de miso dependiendo del grado de fermentación, cuanto más fermentado, más oscuro y más sabroso. Así, podemos encontrar el miso blanco (shiro miso) o el miso rojo (aka miso) o el miso negro (kuro miso). Yo utilizo los dos primeros. El shiro miso para sopas y pescados, ya que tiene un sabor más delicado y menos potente y el aka miso si utilizo pollo.



Os paso una receta de caldo base para que luego podáis completar con lo que os apetezca, ¡o tomarlo sin más!
·            Ramas de apio
·         4 dientes de ajo machacados
·         Jengibre rallado
          Bolitas de pimienta negra
3        3 cucharadas de shiro miso

No hace falta sal, porque el miso es bastante sabroso.


Se ponen estos ingredientes a cocer en unos 3/4 l de agua o bien en un caldo de verduras suave. Se deja hervir a fuego medio durante unos 20 minutos. Retiramos y dejamos reposar y enfriar. Apartamos media taza de caldo y en ella disolvemos el miso. Lo incorporamos al caldo y llevamos a calentar a fuego suave sin que llegue a hervir, durante 2-3 minutos. Listo.

Podéis añadir a ese caldo: tofu, pollo, fideos soba, noodles, otras verduras...

Yo en esta ocasión salteé champiñones Portobello y un poco de brócoli con aceite de sésamo. 







lunes, 22 de febrero de 2016

Casi la última

Sé que lo mío con la calabaza es fijación, por eso esta crema es casi la última receta que os propongo, al menos en lo que queda de invierno, y sin prometer nada. Porque es sólo casi la última...

Una clásica spicy pumpkin soup muy fácil y con ese color y sabor tan especiales.

Rehogamos el puerro cortado en trocitos con un poco de aceite de oliva suave. Añadimos la calabaza cortada en dados y una cucharadita de cúrcuma, otra de semillas de cilantro un poco machacadas, media de canela y la ralladura de un trozo de jengibre fresco.


Una vez mezclado todo, se cubre con un buen caldo vegetal y a cocer. Basta con unos 18-20 minutos. Dejáis reposar y cuando esté tibia, pasáis por una batidora.

Para servir podéis acompañar con unas pipas de calabaza, en crudo como hice yo o caramelizadas, o con una cucharada de yogur, kéfir o creme fraiche.





Otra opción: cuando se añade el caldo, poner medio vaso de leche de coco. También está deliciosa.

¡Buena semana!

miércoles, 17 de febrero de 2016

Una recomendación

Todo lo que comemos, si es de calidad, mejor. Y si es procedente de agricultura ecológica, de producción sostenible y responsable con madre tierra que nos asiste y asila, mucho mejor.

La traílla, es una web a través de la que los agricultores de la finca La Noria, cerca de Tudela (en Navarra) venden sus verduras y frutas, recién recolectadas y directamente del campo al consumidor.

Tienen diferentes formatos, diferentes cantidades para que puedas elegir, tanto si te apetece pensar en qué quieres que lleve tu caja, como si prefieres que te llegue la caja ya predeterminada con los productos que se han recogido en la semana.

Este invierno estamos disfrutando a tope de sus borrajas, finas y exquisitas, también del brocoli y del apio, la calabaza... 

También tienen huevos con sabor y otros productos como quesos y yogures.

Vale la pena probar, se nota la diferencia.

Y para este día polar, un guiso delicioso.


Potaje de alubias blancas con borrajas.







viernes, 12 de febrero de 2016

Colores

Hoy el cielo está gris y llueve. Y yo me siento multicolor.


Pocas cosas me animan tanto como una fuente de verduras asadas al horno, hay mucha vida en esos colores, en los sabores y el brillo de cada una de ellas. 


Y para potenciar más los sabores, un poco de romero, algo de salvia, zumo de mandarina, aceite de oliva virgen, un poco de pimienta y al servir si queréis unas escamas de sal.





Disfrutad del color de la vida. ¡Feliz viernes!























miércoles, 10 de febrero de 2016

Hoy comemos...

Es verdad que no está haciendo mucho frío este invierno, pero yo sigo, como todos los años en estas fechas enganchada a las cremas, los purés, las sopas y los caldos (¡y los sopicaldos!).

Si todavía no tenéis nada para hoy... crema de calabaza, una vez más. En esta ocasión, rehogando el puerro con mantequilla y unas hojas de salvia, añadimos luego la calabaza troceada y caldo de verduras. 





¡Disfrutad del día!