viernes, 13 de noviembre de 2015

Naranja naranja

Entre las cosas que más me gustan del otoño figura la llegada de la calabaza. De un tipo u otro, para una receta u otra... adoro a esta señora del otoño, que además, me parece voluptuosa y divertida a partes iguales.

El color que da a cualquier plato, el sabor que tiene y lo versátil que puede llegar a ser hacen de ella una de mis ingredientes preferidos.

Una receta  para el fin de semana, fácil y con mucho, mucho color. Es una receta adaptada a partir de otra de Jamie Oliver.














La he adaptado para que sea un poco más veggie (soy incapaz de renunciar al pamesano), la original lleva también panceta y un poquito de nata. Yo he quitado la panceta y la nata la he sustituido por leche de coco. Y en esta ocasión he utilizado gnocchis pero se puede elaborar con spaghetti o tagliatelle, como gustéis!

Ingredientes:

1 cebolla
200 gr de calabaza (peso sin piel)
Un puñado de hojas de espinaca
Un puñado de pipas de calabaza
400 gr de gnocchi (si los hacéis vosotros la receta se alarga... pero es más gratificante y seguro que sabe rico)
Sal especiada con hierbas
Parmesano
2 cucharadas de leche de coco
Aceite de oliva


Tan fácil como:

Picar la cebolla y pocharla a fuego suave hasta que empiece a quedar transparente; añadimos la calabaza y dejamos que vaya haciéndose poco a poco junto a la cebolla. En los últimos minutos, añadimos la leche de coco y dejamos que cueza a fuego medio.

En una cacerola ponemos a hervir agua y cocemos los gnocchi. Una vez cocidos, os añadimos a la mezcla de calabaza y cebolla y al mismo tiempo añadimos las hojas de espinacas.



En el momento de servir añadimos las pipas de calabaza y un poco de parmesano recién rallado. Y unas escamas de sal que tengan algún tipo de hierba. Yo puse una sal que me trajeron unos amigos de un viaje por Oporto; tiene una mezcla de frescura y sabor delicioso. 

Seguro que vuelvo con más calabazas...
  
  







0 comentarios:

Publicar un comentario