viernes, 7 de agosto de 2015

Algunas cosas buenas del verano

Pensar un poco más despacio, las horas de luz, el silencio al amanecer, las lecturas, los baños interminables y el pequeño huerto.

Trabajar un huerto resulta placentero y te hace darte cuenta de que las prisas sirven de poco. 


A los tomates les queda mucho, creo que la cosecha será a mediados de septiembre... pero ya huelen. Y huelen genial.


Cada día descubrimos unos cuantos más que van asomando poco a poco. 



Los que no sé si esta vez saldrán serán los calabacines. Asoman sus preciosas flores, pero no más.



Y pronto podremos disfrutar de nuestras cebolletas. Es un lujo. Un verdadero lujo.



Las aromáticas se nos han dado bien este año, ojalá a través del texto se pudiera disfrutar de los aromas del huerto. Salvia, mucha salvia... para pasta, salsas, pescados... a ver qué se nos ocurre.














0 comentarios:

Publicar un comentario