domingo, 1 de marzo de 2015

Manías

¿No os sucede a vosotros eso de tener épocas en que te da por comer de una cosa y no puedes pasar un día sin eso?

No sé si es porque el pequeño de la casa es un gran aficionado, pero llevamos una temporada que podría llamarse "cherry", y eso que no es la época del tomate... 

Así que, además de comerlos como aperitivo o en ensaladas, los utilizamos en cualquier receta de aprovechamiento; esas de "tengo por aquí un masa quebrada que caduca pronto" o "tengo poco jamón para la cena, y algunos tomates, y no tengo pan"

Y de la escasez surgen siempre, o casi siempre, buenas ideas.

Por ejemplo una tatin de tomates (en lugar de manzanas). Ya había visto esta receta en varios libros de cocina.


Fácil, fácil, confitando los tomates con un poco de azúcar moreno y a fuego lento. Luego se ponen en una fuente de horno y se cubren con masa quebrada (o brisa) y el resultado es éste:



Otra receta fácil y rápida: un hojaldre con jamón, tomates y albahaca.


 Que, aunque sólo sea por el color, anima.

 

Son recetas geniales porque animan, porque son fáciles y porque te sacan de un apuro. 


0 comentarios:

Publicar un comentario