lunes, 30 de noviembre de 2015

Verdes gorditos



Una receta de verdes gorditos, esos calabacines fáciles de rellenar, con lo que más os apetezca. Nosotros, que somos unos suertudos, con este mes de noviembre que ya nos deja y que nos ha dado tan buen tiempo, teníamos tomates y pimientos de nuestra huerta. Y los hemos aprovechado para rellenar estos calabacines, junto con champiñones, la propia carne del calabacín y quinoa.
  

Quinoa roja y blanca... deliciosa.




 Y fácil. Sofrito a fuego lento con las verduras, mientras se cuece la quinoa que luego añadiremos al sofrito. Aromatizamos con unas ramitas de tomillo. Y rellenamos los calabacines. 



Por encima ponemos pan rallado con un poquito de gomasio y pistachos (partidos en trocitos).


Gratinamos.
  


¡ A comer!


viernes, 20 de noviembre de 2015

Que dicen que viene el frío...

Eso dicen. Después de este mes de noviembre tan agradable y estos días en que las temperaturas han sido todo un regalo, parece que viene el frío.



¿Ponemos remedio con una merienda? Es el bizcocho preferido de E., quizá porque no es muy dulce y sabe mucho mucho a limón. Y a ella le encanta prepararlo.



Los ingredientes:

170 g de harina. Nosotras utilizamos mitad harina de trigo normal (podéis poner integral si lo preferís) y mitad de espelta.
170 g de mantequilla. Si preferís no utilizar lácteos, sustituid la mantequilla por la misma cantidad de un aceite de oliva suave. La mantequilla deja más cremoso el bizcocho, pero también puede hacerse con aceite.
140 g de azúcar panela 
3 huevos grandes (4 medianos)
Ralladura de dos limones, a ser posible de agricultura ecológica, y bien lavados
Una cucharadita de levadura de repostería
Para el glaseado: zumo de dos limones y dos cucharadas colmadas de azúcar glas




La preparación:

Precalentad el horno a 180 ºC.
En un cuenco tamizad la harina y la levadura; añadir el azúcar y la mantequilla (en punto pomada, es decir blandita). Remover con varillas y añadir los huevos de uno en uno, mezclando bien. Añadimos la ralladura de limón.
Ponemos la mezcla en un molde para plumcake y horneaamos. En nuestro horno tarda unos 25-30 minutos.
Mientras en un cuenco mezclamos el zumo de limón con el azúcar glas.


Cuando lo saquéis del horno y todavía está caliente, verted sobre el plumcake el zumo. Dejadlo unos 5 minutos más en el molde (pero fuera del horno) y desmoldad.

Dejad enfriar y a comer! 

 Es jugoso y con un sabor a limón inconfundible y muy muy rico.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Naranja naranja

Entre las cosas que más me gustan del otoño figura la llegada de la calabaza. De un tipo u otro, para una receta u otra... adoro a esta señora del otoño, que además, me parece voluptuosa y divertida a partes iguales.

El color que da a cualquier plato, el sabor que tiene y lo versátil que puede llegar a ser hacen de ella una de mis ingredientes preferidos.

Una receta  para el fin de semana, fácil y con mucho, mucho color. Es una receta adaptada a partir de otra de Jamie Oliver.














La he adaptado para que sea un poco más veggie (soy incapaz de renunciar al pamesano), la original lleva también panceta y un poquito de nata. Yo he quitado la panceta y la nata la he sustituido por leche de coco. Y en esta ocasión he utilizado gnocchis pero se puede elaborar con spaghetti o tagliatelle, como gustéis!

Ingredientes:

1 cebolla
200 gr de calabaza (peso sin piel)
Un puñado de hojas de espinaca
Un puñado de pipas de calabaza
400 gr de gnocchi (si los hacéis vosotros la receta se alarga... pero es más gratificante y seguro que sabe rico)
Sal especiada con hierbas
Parmesano
2 cucharadas de leche de coco
Aceite de oliva


Tan fácil como:

Picar la cebolla y pocharla a fuego suave hasta que empiece a quedar transparente; añadimos la calabaza y dejamos que vaya haciéndose poco a poco junto a la cebolla. En los últimos minutos, añadimos la leche de coco y dejamos que cueza a fuego medio.

En una cacerola ponemos a hervir agua y cocemos los gnocchi. Una vez cocidos, os añadimos a la mezcla de calabaza y cebolla y al mismo tiempo añadimos las hojas de espinacas.



En el momento de servir añadimos las pipas de calabaza y un poco de parmesano recién rallado. Y unas escamas de sal que tengan algún tipo de hierba. Yo puse una sal que me trajeron unos amigos de un viaje por Oporto; tiene una mezcla de frescura y sabor delicioso. 

Seguro que vuelvo con más calabazas...
  
  







viernes, 7 de agosto de 2015

Algunas cosas buenas del verano

Pensar un poco más despacio, las horas de luz, el silencio al amanecer, las lecturas, los baños interminables y el pequeño huerto.

Trabajar un huerto resulta placentero y te hace darte cuenta de que las prisas sirven de poco. 


A los tomates les queda mucho, creo que la cosecha será a mediados de septiembre... pero ya huelen. Y huelen genial.


Cada día descubrimos unos cuantos más que van asomando poco a poco. 



Los que no sé si esta vez saldrán serán los calabacines. Asoman sus preciosas flores, pero no más.



Y pronto podremos disfrutar de nuestras cebolletas. Es un lujo. Un verdadero lujo.



Las aromáticas se nos han dado bien este año, ojalá a través del texto se pudiera disfrutar de los aromas del huerto. Salvia, mucha salvia... para pasta, salsas, pescados... a ver qué se nos ocurre.














lunes, 25 de mayo de 2015

Bulgur

El bulgur (trigo partido) no es otra cosa que eso, trigo, lo que lo diferencia es la forma en que se seca y prepara.




El bulgur se obtiene a partir de una larga cocción de los granos de trigo que son secados posteriormente. Una vez secados los granos, se muelen, obteniéndose diferentes tamaños de grano y se les quita el salvado.


Los granos pequeños me recuerdan mucho al grano de arroz largo, sólo que con un color más amarillo y un pelín más cortos. 



Esta vez lo he cocinado con verduras, que es como más me gusta tomar los cereales. Y hemos jugado con las formas y los colores.

Una especie de paella de verduras...


El bulgur queda suelto y coge muy bien los sabores de las diferentes verduras.







viernes, 24 de abril de 2015

Pak choi

Pak choi, aunque también he leído Bok choi. 

Es esa verdura típica de platos de origen chino o japonés, parecida a la acelga (aunque es de la familia de las coles), pero bastante más sabrosa. 



Los principales productores de este vegetal son China, Japón y Corea; también ha empezado a cultivarse en España, así es que ya es fácil encontrarlo no sólo en tiendas asiáticas y especializadas, sino también en algunos comercios de toda la vida y supermercados.

Es un gran contenedor de vitaminas: A, C, B2, B1, B3, B6, K, ácido fólico y.... una buena fuente de calcio.

Y del pak choi se aprovecha todo o casi todo, únicamente se deshecha la parte inferior de los tallos. Se puede comer crudo en ensaladas y zumos, para ello es mejor utilizar las hojas pequeñas, las interiores, que son las más tiernas.



Si lo cocináis, os recomiendo saltear primero los tallos unos 2/3 minutos y a continuación otros 2/3 minutos las hojas. Además, una vez cocinada, las hojas adquieren un color brillante precioso, invitando a comer y comer.

Así que si este fin de semana os apetece un plato fácil y diferente, animaos. Un wok fácil fácil, con pack choi, noodles y langostinos.

  



¡Buen fin de semana!









sábado, 11 de abril de 2015

Mercado de productores y los primeros guisantes de la temporada

El último fin de semana de cada mes se celebra en el Matadero de Madrid el mercado de productores. Y es una gran ocasión para disfrutar de la compra e involucrar a los peques en ella.


Además, es una buena oportunidad para comprar buena fruta y verdura de productores de la zona, así como panes bien ricos, quesos deliciosos y otras viandas. Y la verdad es que los precios son bastante razonables para un evento de este tipo, en los que a veces se abusa y en nombre de lo artesano, ecológico y bio, atropellan con los precios. Nosotros compramos verdura y quesos a precios competitivos y  todo de muy buena calidad.

Y un gran ambiente, que eso siempre anima.


Por contra, resultaba bastante caro tomar algo allí. 


Y es difícil resistirse, la verdad.





Estuvimos el último sábado de marzo, con un día precioso y bastante caluroso; disfrutamos mucho en compañía de V y E.


Y encontramos dos tesoros.


Nuestros primeros guisantes de la temporada. Crujientes, crepitantes, deliciosos.



Unas manos pequeñas apenas dejaron restos para cocinarlos.

 Y el segundo tesoro. 


Queso de cabra Vega de San Martín. 
 

Una texturasedosa y a la vez firme, un color blanquito blanquito y un sabor un pelín picante, excepcional. 




Ya sabéis, buen plan para un día del fin de semana.

Mercado de productores de Madrid.

http://mercadoproductores.es/









miércoles, 8 de abril de 2015

Desayuno METLIFE

Un desayuno de trabajo, salado y dulce, sano y variado. Hace unas semanas pude llevar a METLIFE algunas de mis propuestas.

Si estás interesado en hacer un delicioso desayuno o almuerzo con productos naturales y artesanos, no tienes más que ponerte en contacto con nosotros.



Brochetas de fruta

Smoothies naturales: de naranja y zanahoria; de kiwi, hierbabuena y limón. Cada vez me gustan más algunas combinaciones.




Salado: bocatines de jamón y rollitos de crema de queso con tomate y albahaca



Dulce: uno de mis preferidos, las tartaletas de limón. Y unos bizcochitos de canela.





Gracias a Óscar, Vera y Cristina!























lunes, 23 de marzo de 2015

Un año más. La rica torrija.

Siempre en esta época del año me pregunto por qué no hago torrijas con más frecuencia, por qué me limito a las proximidades de Semana Santa. Y no me lo explico, porque están deliciosas.




 Siempre que hago torrijas en esta época del año me pregunto por qué no las hago con más frecuencia. Y me lo explico: puedo comer muchas de una sentada y luego voy quejándome de los kilos de más.


La receta es sencilla:

Calentamos sin llegar a hervir un cazo con leche a la que hemos añadido una piel de naranja (sin la parte blanca y muy bien lavada), una rama de canela, azúcar al gusto y una raspadura de una rama de vainilla. 

Retiramos del fuego y dejamos infusionar y que enfríe. Mientras cortamos rebanadas de pan. Yo suelo comprar pan especial para torrijas o lo hago yo misma. Suelo cortarlas de un centímetro y medios de grosor, no me gustan especialmente grandes.

Cuando ha enfriado (es importante, para que al mojar el pan en la leche no se nos deshaga), retiramos la piel de naranja y la rama de canela y preparamos todo para freirlas. Esta es la parte más complicada, no por difícil, sino porque "se arma bastante lío" :)

Necesitamos:

Una fuente donde mojar las torrijas con la leche aromatizada.
Una fuente con huevo batido.
Un plato con papel secante, para escurrir el exceso de aceite.
Un plato con azúcar (y si queréis canela en polvo) para pasar las torrijas.
Otra fuente donde colocarlas.



Ponemos a calentar una sartén con aceite de oliva sabor suave. Mojamos bien, hasta reblandecer, las rebanadas en la leche aromatizada, las pasamos por huevo escurriendo el exceso de éste y a la sartén. Una vez doradas por ambos lados, las ponemos sobre el papel para eliminar aceite sobrante y cuando todavía están calientes las pasamos por azúcar y canela en polvo por ambos lados.




Servimos... y a disfrutar.






Álvaro... anímate!