lunes, 10 de noviembre de 2014

Aprendiendo a mirar

Estoy haciendo un curso de fotografía gastronómica porque mis artes en ese sentido dejan bastante que desear. Aprendo muuuuyyyyy lenta, pero creo que sí estoy descubriendo otras maneras de mirar los platos y las recetas.

Lo cierto es que una de las cosas que más me gusta de la cocina es hojear libros de recetas y disfrutar de las fotografías.



Esta ensalada salió deliciosa. No me llevo mérito porque eran deliciosos tomates del final de la cosecha y de diferentes clases, una mozzarella fresca, suave y "prieta" y un aliño donde se note el aceite de oliva (picual y arberquina). Y el truco de dejar un buen rato los tomates con sal en un colador, para que suelten sus jugos y su sabor resalte todavía más.

Y la foto no salió del todo mal, no?



0 comentarios:

Publicar un comentario