miércoles, 13 de febrero de 2013

Arbolitos

Así es como la peque conoce al brócoli. Para los descreídos: a los niños sí les gustan las verduras.

Y, aunque no siempre hace falta disfrazarlas (nos encantan con un buen aceite de oliva), os propongo tres ideas con brócoli que están deliciosas y que ayudan a salvar reticencias.


Tartaletas de salmón y brócoli

Podéis hacer vosotros la masa o comprarla. Basta con cortar unos círculos de un tamaño superior a los moldes (yo utilizo los de magdalenas) y rellenar. El relleno es muy sencillo: en una gota de aceite pasáis taquitos de salmón fresco; hacéis una bechamel ligera (si queréis, en lugar de mantequilla, utilizad aceite y en lugar de leche entera, probad con desnatada) con muy poquita harina, a la que añadís el brócoli desmenuzado previamente escaldado. Mezcláis con el salmón y ese relleno lo vais distribuyendo en las tartaletas. Unos 10 -15 minutos de horno a 200 ºC para que se haga la masa y a comer!



Brócoli con cebolla y zanahoria caramelizadas

En casa "los arbolitos" nos gustan poco hechos; por eso simplemente le doy un ligero hervor al brócoli. En este caso, lo preparo con una cama de zanahoria y cebolla roja caramelizadas (con mantequilla, azúcar y una pizca de bicarbonato).

Pastel de arroz, brócoli y atún.

Plato de sobras. Quedaba un poco de brócoli, quedaban restos de una exquisita ventresca en conserva comprada el pasado verano en La Chanca (Barbate). Así que cocí arroz de grano largo, lo rehogué con puerro y lo mezclé con la ventresca y el brócoli...




Son unas ideas, hay cientos. Y lo bueno es que es temporada... Aprovechad!

0 comentarios:

Publicar un comentario