jueves, 6 de septiembre de 2012

Reencuentros

Hace un año que Rafa y Celia no vienen por Madrid. Y Mónica, su hermana, quiere celebrar el reencuentro por todo lo alto. Primera mañana en Madrid. Primer desayuno.

Para mí también es especial, porque es el reencuentro con Mónica, a quien hace mucho que no veo. Y porque ella, generosa, me deja que le proponga el ágape. La cesta tiene un aire de picnic veraniego .


He probado a hacer una compota de manzana a la que he añadido jengibre; en lugar de unas frutas sin más o una típica macedonia, unas brochetas de frutas. El pan recién horneado y grandote.

 













Cake salés de peras, nueces y queso azul... Si sobra, están deliciosos al día siguiente un poquitín tostados. 

Lo más trabajoso, los croissants... 


... Pero quién puede resistirse? 


Unas galletas de limón y unos bizcochitos de canela y pipas de calabaza.


El desayuno es una bienvenida. Al día que tenemos por delante. Es también un reencuentro con las ilusiones que dejamos aparcadas la noche anterior. 

Un delicioso ritual. Te apuntas?



0 comentarios:

Publicar un comentario