miércoles, 12 de septiembre de 2012

Ocaso veraniego

Después de los meses agitados de verano empieza una época de cierta calma, de reposo. No es todavía otoño, pero yo no soportamos las altas temperaturas del día a día y las noches son benévolas con nuestros sueños.



Llega la época de los mejores melocotones, de los tomates de prieta piel; época de mermeladas y compotas, de paseos por el campo.

No es sólo la vuelta al cole... es la vuelta al origen.

Un libro para cerrar el verano: El vino del estío, de Ray Bradbury.



0 comentarios:

Publicar un comentario