miércoles, 14 de marzo de 2012

Corona de naranja

En casa, prácticamente todos los fines de semana preparábamos el típico bizcocho de yogur, fácil, rico y rápido, pensando en los desayunos o meriendas de la semana siguiente. Rara vez duraba el bizcocho más allá del martes.
Bizcochos hay tantos como cocineros, como máquinas, harinas o ingredientes nos lleve la imaginación a utilizar. Lo importante es la esponjosidad de la masa, para eso es fundamental batir las claras a punto de nieve y al incorporarlas a la mezcla formada con el resto de ingredientes, ir haciendo movimientos envolventes para que así no se pierda el aire que hemos conseguido al batir las claras.
Ahora que llega la primavera, Valencia y Sevilla empezarán a oler a azahar. Me gusta el zumo de naranja, comer gajos de naranja… de nuevo la cocina y la memoria. Los paseos por el campo y las meriendas que finalizaban con una naranja dulce, que en manos de críos siempre eran churretes deslizándose entre las manos.
Y qué gusto ahora, rallar la piel de la naranja, ver cómo cae sobre la mezcla y la aromatiza, sabiendo que al salir del horno, ese sabor fresco habrá impregnado la masa.


Me gustan las meriendas de bizcocho…

0 comentarios:

Publicar un comentario