domingo, 25 de marzo de 2012

Crema de apio con queso azul

Para redactar esta entrada he estado leyendo información sobre el apio. Desconocía la cantidad de propiedades beneficiosas que tiene para nuestra salud. Una se alegra de ver que las cosas que le gustan también le hacen bien.

Es depurativo y disminuye las enfermedades hepáticas; ayuda a combatir infecciones y a la formación del esmalte dental, además de ser rico en vitaminas A, B, C y E y en minerales.

Para mí, el apio tiene un sabor fresco, muy característico, algo anisado y que combina muy bien con la patata. Siempre lo he utilizado en ensaladas, pero se me ocurrió que sería una buena idea combinar la frescura del apio con la untuosidad de la patata y preparar una rica crema caliente. Y como toque final, basta con desmenuzar un poco de queso azul, una vez se ha servido bien caliente, para que se derrita poco a poco.

Humus de garbanzos

El humus es un aperitivo de origen árabe, bastante conocido y utilizado últimamente en muchos sitios. Es muy sencillo de preparar si se tiene tahine. El tahine es una pasta que se hace con semillas de sésamo. También se puede preparar en casa, pero lo cierto es que podemos comprar tahine de buena calidad y ahorrarnos ese paso.


Los garbanzos idóneos para el humus son los de tipo pedrosillano, porque su fina piel no se despelleja. En caso de que, aún así, nos molestase, una vez cocidos los garbanzos podemos y machacados, podemos pasarlos por un pasapurés, eliminándoles las pieles. Además, el garbanzo pedrosillano es mantecoso lo que hace todavía más delicioso el humus.

Condimentos esenciales para un excelente humus son el aceite de oliva, un poquito de ajo, el pimentón (en este caso a mí me gusta el agridulce), sal, pimienta verde y cominos.

domingo, 18 de marzo de 2012

Crema de sopa ajo

¿De qué vivirías en invierno? De cremas, sopas y purés.


¿Y si hubiese poca cosa en la nevera o en la despensa? Fácil, una menesterosa sopa de ajo.


Si ya tenemos un caldo de ave o de verduras, queda todavía más rica que si únicamente utilizamos agua.


Hace unos años probé en Laguardia (Rioja alavesa) una crema de sopa de ajo que trato de imitar. Sale realmente exquisita.

Para 4 personas basta con 4 dientes de ajo, 2 huevos (o 4 huevos de codorniz), aceite de oliva, caldo de ave, pimentóny  pan duro. Y, de regalo, unas lascas de jamón.

Un breve y fácil compendio de algunos de los ingredientes esenciales de la cocina española.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Bocaditos de canela

Canela. Árbol de la canela (cinnamomum verum). Originaria de Sri Lanka. Se comercializa en rama y molida. Lo ideal sería comprarla en rama y molerla en casa, inmediatamente antes de su utilización. Así garantizamos la frescura y además, tendremos un aromatizador natural para la casa.
El helado de leche merengada, el arroz con leche, los strudel, el seffa marroquí (cuscus dulce, muy popular entre los niños), los filetes rusos… Todos ganan con un toque de canela.
Estos bocaditos son deliciosos para la merienda, acompañados de un té aromatizado con una ramita de canela.

Presentación


Cocinar. Para qué. Para disfrutar. Para no pensar, o para pensar en los demás. Para experimentar. Para curiosear. Para divertirme. Para soñar. Para preguntar. Para aprender. Para conversar. Para amar. Para ir y venir y en el viaje descubrir. Para compartir.
Cocinar. Por qué. Porque me gusta. Por qué no…

La cocina es memoria y el juego de los sentidos. Sabor, aroma, colores… El tacto sedoso y almidonado de una masa que ha reposado durante horas. El chisporroteo de la comida en el horno. La calidez de una suave crema de verduras en pleno invierno.
Tanta memoria… tantas sensaciones.
Desde esta web queremos cocinar para vosotros. La propuesta es sencilla, sin aspavientos, con la humildad de las cosas bien hechas y con la única pretensión de que os guste, sabiendo que la comida no es sólo alimento, sino otras muchas cosas más.
Os invitamos a dar un paseo por las ideas de nuestra carta:
El día a día: La cotidianeidad no tiene por qué ser aburrida ni monótona.
Ocasiones especiales: Pequeñas celebraciones en casa, cenas románticas en la intimidad del hogar, cumpleaños infantiles, cumpleaños para los que no quieren confesar su edad…
Con dulce gusto: Podréis encontrar postres y un amplio abanico de propuestas dulces para saborear.
Curioseando: Propuestas distintas, platos curiosos que vamos encontrando o que nos llaman la atención.
Paladares especiales: En la variedad está el gusto. No todos tenemos el mismo paladar ni nos gustan las mismas cosas. Por qué no pensar en todos. Platos para vegetarianos, para celíacos, para alérgicos a la lactosa y otros.
Paseando por: No sólo vivimos de la comida. Como cocinar también es curiosear, nos gusta mostraros nuestros descubrimientos. Platos, tiendas, restaurantes, webs y otras cosas que nos gustan.

Con dulce gusto

Los bizcochos y tartas dulces fueron de las primeras cosas que, tanto mi hermano como yo, aprendimos a cocinar con mi madre. Quizá por eso acumulo recetas, practico unas y otras, he ido creciendo con ellas y ellas también han evolucionado conmigo, con variaciones en los tiempos de cocción y en los ingredientes, para sorprenderme con nuevos resultados.
La cocina es el sabor de la memoria.
Los dulces forman parte de las tardes de invierno, el chocolate caliente con bastoncitos de pan de leche o trocitos de bizcocho; las torrijas con el pan sobrante de días atrás; las tardes de sábado en que preparábamos el hojaldre, lo extendíamos con el rodillo, cortábamos en finas láminas la manzana y esperábamos, observando continuamente el horno, para sacar una deliciosa tarta de manzana, de la que dábamos buena cuenta, apenas pasado un rato, ya que mi madre no nos permitía comerla tan caliente.
Los dulces también son parte esencial de la memoria estival: los cuencos de leche helada de postre, en los que me afanaba hincando la cucharilla, para ir deshaciendo y mezclando con un poco de café también helado o el pastel de crema y café… qué prisas había que darse al mojar las galletas en el café, procurando que no se deshiciesen.
Los postres son exigentes. Obligan a ser cuidadoso y milimétrico con las cantidades; exigen paciencia y concentración. Los postres obligan a ser metódico en cada uno de los pasos: si hay huevos, batir las claras a punto de nieve; envolver las mezclas con cuidado, controlar la temperatura del horno, controlar el punto de congelación, conseguir una crema sedosa y elegir una buena decoración, son trabajos que siempre me han parecido concienzudos. De eso que se definía en el colegio como “alumno aplicado”.
Y con todo eso, los postres forman parte esencial del juego de la cocina.
Si no tienes tiempo para elaborar la tarta de cumpleaños de tus hijos; si te gustan los desayunos sanos con panes reposados con el tiempo necesario, bizcochos y magdalenas caseros; si te gusta regalarte el paladar con deliciosas galletas o pequeños dulces, te ofrecemos un surtido mimado, casero y con productos naturales.
Los panes los elaboramos con harina integral de espelta o de trigo, con harina de centeno (o harina integral de maíz y de arroz si hay alergias al gluten); utilizamos azúcar integral de caña y miel, leche de vaca (o de cabra si hay alergias) y yogures, huevos frescos de buena calidad, frutas frescas de temporada y mermeladas caseras.
¿Te animas a probar y disfrutar de estas propuestas?

Hojaldre de espinacas, queso azul y jamón

La Bretaña francesa y la galette, originariamente plato de campesinos y ganaderos… La cantidad de recetas que comemos en la actualidad como platos exquisitos y que tienen su origen en la cocina humilde!!
La auténtica galette se hace con harina de trigo sarraceno y es tan fina como una crêpe. Pero como siempre podemos adaptarnos a nuestros gustos, la cama perfecta para las espinacas y el queso azul es mi adorado hojaldre.

Espinaca (Spinacia oleracea). Verde que te quiero verde. Casi toda ella es agua. En ensalada y a la catalana, con pasas y piñones. Rica espinaca, sobre todo en invierno.
El queso azul suele curarse en lugares húmedos y que mantienen la temperatura constante, por eso es habitual que su proceso de curación se lleve a cabo en cuevas. Los quesos azules españoles más típicos son el Cabrales, el de Valdeón y el Picón de Tresviso. Compiten con el famoso Roquefort francés, el Silton inglés y el Gorgonzola italiano. Quizá para esta receta, el más adecuado sería el Gorgonzola, por ser más cremoso y delicado.

Para disfrutar me basta esta galette, todavía tibia después de su paso por el horno, acompañada de vino blanco y un día de sol.

Corona de naranja

En casa, prácticamente todos los fines de semana preparábamos el típico bizcocho de yogur, fácil, rico y rápido, pensando en los desayunos o meriendas de la semana siguiente. Rara vez duraba el bizcocho más allá del martes.
Bizcochos hay tantos como cocineros, como máquinas, harinas o ingredientes nos lleve la imaginación a utilizar. Lo importante es la esponjosidad de la masa, para eso es fundamental batir las claras a punto de nieve y al incorporarlas a la mezcla formada con el resto de ingredientes, ir haciendo movimientos envolventes para que así no se pierda el aire que hemos conseguido al batir las claras.
Ahora que llega la primavera, Valencia y Sevilla empezarán a oler a azahar. Me gusta el zumo de naranja, comer gajos de naranja… de nuevo la cocina y la memoria. Los paseos por el campo y las meriendas que finalizaban con una naranja dulce, que en manos de críos siempre eran churretes deslizándose entre las manos.
Y qué gusto ahora, rallar la piel de la naranja, ver cómo cae sobre la mezcla y la aromatiza, sabiendo que al salir del horno, ese sabor fresco habrá impregnado la masa.


Me gustan las meriendas de bizcocho…